Marketing

De la App Economy a Privalia

 

Hoy en día, el marketing no existe si no hay un soporte digital que lo avale, de ahí deriva la importancia de las apps. Al mismo tiempo, una app bien gestionada implica clientes felices que se transforman en compradores que ayudan a que los negocios prosperen.

Personalmente, tengo que reconocer que soy muy fan de las compras online y a menudo, lo hago a través de Privalia, la startup española creada por Lucas Carné y Jose Luis Villanueva. Sus fundadores han conseguido que este proyecto se convirtiese en el outlet de moda número uno en España. Pero, ¿cómo saca Privalia partido de la App Economy?

http://es.privalia.com/microsites/index

Imagen propiedad de Privalia

Hoy en día, es imprescindible para cualquier tipo de negocio “enganchar” a sus clientes y para ello, es necesario estar presente en  la ya conocida como “app economy”.  Consciente de ello es Privalia, que ha sabido darle un papel protagonista en el core de su negocio. Tienen claro que no es suficiente con ser innovadores, haber tenido un buen producto o una buena idea; necesitan llegar al mercado de forma rápida, proporcionar a los usuarios un buen servicio de atención al cliente y que todo ello culmine con una brillante experiencia de uso que incite a repetir la compra.

La “App Economy” es más que una realidad para Privalia, que ya se aprovecha de sus numerosas ventajas, algunas de las cuales analizo a continuación.

  1. Lo primero: es una herramienta fundamental para el análisis de datos (big data) ya que a través de la propia app, pueden conocer el perfil de sus clientes, dónde residen, sus gustos, sus comportamientos de compra o el método de pago que prefieren.
  1. La app de Privalia funciona como un auténtico “escaparate” que genera feedback. No solo presenta los productos que venden, si no que también recibe valiosa información del otro lado, ya que, los internautas, tienen entre otras, la posibilidad de escribir sus propias consultas y recibir una pronta respuesta.
  1. Privalia, solicita el ingreso del correo electrónico para empezar a utilizar la app, y posteriormente envía boletines o newsletters con información relevante, que incentivan la compra e invitan al usuario a consultar las nuevas ofertas. Pero no solo eso, también recomienda a los clientes productos que pudieran ser de su interés basándose en búsquedas o compras que han realizado con anterioridad.

Todo ello, facilita la posibilidad de retener a sus clientes y ayuda a captar otros nuevos. Vivimos en un mundo móvil, en el que es imprescindible tener presencia para lograr no solo el éxito, si no la supervivencia de las empresas.

Seguir leyendo

Estándar
Opinión

¡ Al fin me estreno!

 

Me gusta un día de lluvia y pasear por la calle de Príncipe abrigada bajo mi paraguas. Me gusta la música callejera, sobre todo cuando alguna letra o el estribillo de una canción, hace que recuerdes algo y termines sonriendo. A veces para ti misma, otras no te das cuenta, y lo haces hacia fuera, para los demás. Me gustan los abrazos, casi más que los besos, esos fuertes, que reconfortan. Me gusta el sol, pero también me gustan los gorros, las bufandas y los abrigos del invierno. Me gustan los libros que atrapan, esos que te cautivan desde las primeras líneas y no puedes dejar de leer. Me gusta su olor, olor a libro nuevo, recién comprado, pero el de los viejos también, y toda la magia que esconden. Me gusta una taza de té calentita y removerla con la cuchara mientras tienes una buena conversación. Me gusta la gente que sonríe por todo, y que a la vez, con la sonrisa, te lo dice todo. Me gustan los optimistas, quizá es que les tengo un poco de envidia porque aunque me esfuerzo, todavía no lo soy tanto como quisiera. Me gustan los que dicen las cosas de frente, aunque a veces duela. Me gustan los que muestran sus cartas, sin trampa ni cartón. Me gusta la complicidad y el entenderse sin apenas decir nada. Me gustan los que hablan con pasión de lo que hacen, de lo que sienten. Me gusta sentir que cada día aprendo algo nuevo.  Me gusta pintar, aunque lo tengo un poco abandonado. Me gusta una tarde en el cine. También una tarde casera con peli, mantita y sofá. Me gustan las canciones que dicen algo de ti, de mí y de nosotros.

Seguir leyendo

Estándar